El Proceso Idóneo para el Tratamiento Térmico de los Alimentos

22 de febrero de 2018 Categories: Alimentación - Opinión
HRS Serie R

El tratamiento térmico es fundamental en la industria de alimentos y bebidas. Procesos como cocinar, secar o pasteurizar son ampliamente utilizados durante la fabricación y procesamiento de alimentos, en sectores que incluyen productos lácteos, manipulación de frutas y verduras, carne, alimentos preparados, elaboración de cerveza, suplementos dietéticos y otros.

Esta demanda de calor (y enfriamiento) requiere una gran cantidad de energía. “The Carbon Trust “* estima que el sector alimentario y de bebidas del Reino Unido es el cuarto mayor consumidor industrial de energía del país, con una demanda total de 37 TWh al año, de los cuales hasta el 60% se atribuye a procesos de calentamiento.

Minimizando el impacto ambiental, optimizando el beneficio

Con el fin de reducir el impacto ambiental y hacer mejor uso de los subproductos y desechos de biomasa, muchos productores de alimentos han hecho importantes inversiones en proyectos de generación de bioenergía, como la digestión anaeróbica y la combustión de biomasa. Si bien esto ha ayudado a reducir la huella ambiental del sector, a veces se pasa por alto optimizar la eficiencia térmica del proceso.

Recuperar y reutilizar el calor de otras fuentes puede ser una forma efectiva de aumentar la capacidad o agregar un nuevo proceso de producción sin necesidad de instalar nuevas infraestructuras de energía. Dependiendo de la aplicación, los equipos de HRS Heat Exchangers recuperan hasta el 50% del calor perdido anteriormente, que puede usarse para aplicaciones térmicas.

Factores de influencia

Si bien algunos procesos y productos requieren equipos específicos, como hornos o calderas, para otros, los intercambiadores de calor son una solución efectiva y eficiente, que además permite la regeneración de calor en comparación con otros sistemas. La elección del intercambiador de calor dependerá de muchos factores, como la naturaleza del proceso que se llevará a cabo (pasteurización, esterilización, deshidratación, etc.); la viscosidad del alimento o bebida que se procesa; y si contiene partículas o trozos, etc.

Los fluidos newtonianos y no newtonianos se comportan de manera diferente bajo diferentes regímenes de temperatura y presión, lo que afecta al tratamiento del producto durante su procesamiento. Por ejemplo, si se somete a demasiada presión, ciertas salsas pueden romperse, por lo que no cumplirán con su especificación. Por el contrario, ciertos productos sin grasa que se vuelven más o menos viscosos con la temperatura, pueden ser más fluidos en el lado de enfriamiento del intercambiador de calor que en el lado de calentamiento.

Beneficios de la corrugación

Estos problemas se pueden superar eligiendo el intercambiador de calor adecuado y un sistema de diseño óptimo. Los intercambiadores de calor de tubo corrugado, como las Series HRS MI y MR, pueden manipular productos delicados como cremas y natas, sin dañarlas. El diseño corrugado también minimiza las incrustaciones, aumenta la eficiencia térmica y reduce los intervalos de limpieza. Los intercambiadores de calor de tubo corrugado también tienen una menor necesidad de bombeo, lo que resulta en una menor caída de presión, aumentando su vida útil, a la vez que reduce el mantenimiento en comparación con otros tipos de intercambiadores de calor.

Reducción de residuos

Para algunos productos, como la cuajada, una mayor turbulencia puede ser beneficiosa. Alternativamente, donde se requieren bajas presiones, los intercambiadores de calor de superficie rascada, como la Serie HRS Unicus, mantienen un flujo suave mientras se procesa el producto cuidadosamente. Algunos intercambiadores de calor de superficie rascada, como la Serie HRS R, se pueden configurar para funcionar en sentido de giro inverso, de modo que se elimine el producto del interior del intercambiador, sin que éste sea dañado y sin afectar a la calidad del mismo.

Por último, debe asegurarse de que el equipo funcione según las especificaciones indicadas. Como en cualquier inversión de capital, es importante comparar no solo el coste inicial de la inversión, sino también los costes operativos y de mantenimiento a lo largo de la vida útil de la maquinaria. Contacte con HRS para analizar cómo podemos ayudarle en sus necesidades.
* https://www.carbontrust.com/media/39212/ctv004_food_and_drink_processing.pdf

© 2018 HRS Heat Exchangers. All Rights Reserved

Si sigue navegando sin cambiar la configuración, acepta el uso de cookies en nuestro sitio. más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

cerca