Las pruebas en AD mejoran el rendimiento de la planta de biogás

Cuando se trata de digestión anaeróbica, los ensayos pueden variar desde hacer cambios menores con la mezcla de materia prima o tiempo de permanencia, hasta evaluar los efectos de las actualizaciones de equipos mayores, como nuevas unidades de cogeneración o equipo de procesamiento de digestores.

_HRS AD Trials Improve Biogas Plant Performance

El nivel de esfuerzo implicado en el establecimiento y funcionamiento de un ensayo puede, en muchos casos, variar según la complejidad del asunto a tratar y los beneficios potenciales de los cambios que se están haciendo o se proponen.

Por ejemplo, la reducción del tamaño de la materia prima, cortándola en trozos más pequeños, o aumentar el nivel de mezclas de materias primas antes de pasar al digestor, son adecuaciones relativamente fáciles de implementar, que pueden mejorar la producción de gas o reducir los tiempos de procesamiento. Es bastante sencillo ver si tales medidas han tenido el efecto deseado. Sin embargo, tratar de probar grandes equipos como unidades de tratamiento de digestato, maquinaria de actualización de gas o nuevos grupos electrógenos es mucho más complicado, aunque las recompensas potenciales también pueden ser mayores.

A tener en cuenta en las pruebas

Cuando se trata de ensayar nuevos complementos o equipos de reemplazo antes de una decisión de inversión, es fácil centrarse en los aspectos prácticos de un ensayo. La primera consideración, por supuesto, es si se puede llevar a cabo o no una prueba realista. Varias empresas poseen pequeñas y medianas unidades de prueba de la tecnología clave. HRS tiene una versión de prueba de su Sistema de Concentración de Digestato (DCS) que permite a los compradores potenciales la oportunidad de probar nuestro sistema único para reducir la cantidad de digestato generado, mientras aumenta su valor.

Pensando en la logística: ¿Cómo se desplaza la unidad de pruebas a la instalación? ¿Cuál es el mejor lugar para ubicarla? ¿Hay una fuente de energía disponible? ¿Quién dirige la prueba? Estas son todas preguntas válidas que requerirán respuestas, pero igualmente importante es el diseño de la propia prueba. Después de todo, no tiene sentido invertir grandes cantidades de tiempo y esfuerzo si no obtienes respuestas a tus principales preguntas o, en el peor de los casos, si ni siquiera sabes lo que esperas obtener.

Conoce tus objetivos

El primer paso es contactar con la empresa involucrada. Asegúrese de saber lo que la unidad está diseñada para hacer y que es adecuado para lo que desea. No tiene sentido probar un sistema que reduce su consumo eléctrico en un 10 por ciento, si lo que realmente se busca es exportar calor para un proceso externo.

Después de asegurarse de que lo que vamos a probar es lo que realmente queremos, el siguiente paso es averiguar qué es exactamente lo que esperamos que haga y cómo se puede medir. Por ejemplo, el DCS proporciona una serie de beneficios, incluyendo el aumento del contenido de sólidos del digestato, la reducción de los volúmenes de digestato en general y la mejora del contenido de nutrientes. En el caso de un nuevo radiador, puede ser que se reduzcan las temperaturas de funcionamiento en el CHP, mejorando la eficiencia del generador y reduciendo el número de cambios de aceite necesarios. Por tanto, sería más útil medir la potencia exportada y las propiedades físicas del aceite que vigilar las horas de funcionamiento.

Medir los resultados

Una vez que sabemos lo que queremos medir, necesitamos saber cómo hacerlo, y también saber lo que teníamos hasta ahora, para poder compararlo. Si desconocemos cuánto digestato líquido genera la planta actualmente en un período determinado, ¿cómo sabremos si se ha reducido?

La mayoría de los ensayos llevados a cabo en la industria son ensayos de comparación, como ‘antes’ y ‘después’ o, dependiendo de la configuración de la planta, quizás ensayando dos prácticas diferentes, una al lado de la otra o alternativamente durante un período. Si bien tal configuración puede no ser ideal desde un punto de vista puramente científico o estadístico, en la mayoría de los casos deben ser suficientemente robustos para fines prácticos. Cuando se combinan con una toma de datos regular o un análisis científico (por ejemplo, un análisis de nutrientes en un digestato producido con y sin pasar por el DCS) deben proporcionar suficiente confianza para saber si los cambios propuestos funcionarán y así poder tomar una decisión sobre la inversión necesaria.

Puede parecer que las pruebas suponen un trabajo excesivo, pero la mayoría de los fabricantes y proveedores estarán encantados de ayudarle a demostrar la eficacia de su equipo, sujeto a limitaciones logísticas. Como punto de partida, no dude en contactar con nosotros para obtener más información sobre la unidad de pruebas DCS de HRS y cómo podría ayudar a su propio proceso AD.

Matt Hale, Director Internacional de Ventas, HRS Heat Exchangers

 

 

 

 

 

 

© 2017 HRS Heat Exchangers. All Rights Reserved

Si sigue navegando sin cambiar la configuración, acepta el uso de cookies en nuestro sitio. más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

cerca