Cómo prevenir la contaminación de producto mediante intercambiadores de calor de doble peana

octubre 21, 2019 Categories: Opinión - Producción farmacéutica

Para cualquier fabricante de productos farmacéuticos, garantizar la seguridad del producto es prioritario y uno de los aspectos clave para conseguirlo es evitar la contaminación durante la producción. Por este motivo, el diseño y la fabricación de los equipos desempeñan un papel clave para conseguirlo, y los intercambiadores de calor utilizados en procesos como la pasteurización y la esterilización, no son una excepción.

Hay tres elementos principales para evitar que se produzca contaminación en los intercambiadores de calor tubulares: calidad de fabricación, diseño del equipo y su posterior mantenimiento. Tanto la calidad de los materiales empleados (uso de acero inoxidable) y la calidad de la fabricación (soldadura y uniones realizadas de manera precisa) son muy importantes.

El modelo de intercambiador de calor y su capacidad determinan el número de tubos, y, en algún momento del diseño, esos tubos necesitan estar sujetos y unidos al cuerpo del intercambiador de calor – por lo general en los extremos. Esta peana (a veces conocida como placa tubular) no sólo sujeta los tubos, sino que por lo general proporciona una barrera entre el producto y el fluido de servicio.

Existen dos métodos principales para evitar la contaminación cruzada entre el producto y el medio de servicio (calentamiento o enfriamiento) provocada por fugas en los intercambiadores de calor tubulares. El primero es mantener una diferencia de presión positiva entre el producto y el fluido de servicio, de modo que, si se produce una fuga, el producto siempre irá hacia el fluido de servicio y no al revés.

La segunda opción es introducir una separación física entre dos peanas; una para el producto y otra para el fluido de servicio. Por tanto, en caso de fuga del fluido de servicio o del producto, el material fluye a un recipiente de seguridad u otro recipiente, siendo imposible que se mezclen. Debido a que esta opción se basa en una barrera física, no se necesitan sistemas adicionales, lo que hace que la fabricación, operación y mantenimiento del intercambiador de calor sea mucho más fácil.

HRS Heat Exchangers utiliza el sistema de doble peana para evitar la contaminación y son una opción estándar en la Serie SP de intercambiadores de calor farmacéuticos. El sistema de doble peana también se utiliza para la producción de alimentos, y es estándar en nuestros intercambiadores de calor multitubo de las Series SH y SI, así como en la Serie DTA de doble tubo.

El espacio entre las dos peanas depende de varios factores, pero puede ser eficaz con tan sólo 3 mm de ancho. El espacio puede estar tapado (con puntos de drenaje o inspección apropiados) o dejarse abierto.

También es importante limpiar, inspeccionar y mantener regularmente los intercambiadores de calor de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. Una limpieza regular garantiza que los orificios de drenaje, etc., funcionen correctamente en caso de fuga, mientras que un correcto mantenimiento reduce el riesgo de fugas y reparaciones.

© 2020 HRS Heat Exchangers. All Rights Reserved

Si sigue navegando sin cambiar la configuración, acepta el uso de cookies en nuestro sitio. more information

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Close