El uso eficiente del calor puede ayudar a reducir las emisiones agrícolas

enero 18, 2018 Categories: Alimentación - Medioambiental - Opinión

El último estudio detallado del uso de calor en la industria agrícola se llevó a cabo hace casi 10 años*, e indicaba que los agricultores del Reino Unido usaban casi 2,200 GWh de calor anual y que la calefacción representaba el 37% de la energía total utilizada en la agricultura. Si agregamos la horticultura (invernaderos y viveros), estas cifras aumentan aún más.

Si bien la calefacción eléctrica directa es importante en algunos sectores, el 86% de la demanda total de calor proviene de los combustibles fósiles convencionales, como gasolina, gas y carbón, lo que muestra las posibilidades de descarbonización en este sector.

Desde que se llevó a cabo el estudio, las industrias agrícolas y ganaderas del Reino Unido han logrado grandes avances en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Según las últimas estadísticas gubernamentales disponibles, en 2015 el sector representó el 10% de las emisiones totales del Reino Unido, una caída del 17% desde 1990. La calefacción ha estado a la vanguardia de la disminución de los GEI agrícolas en los últimos años, principalmente mediante la adopción de calderas de biomasa, mejoras en la eficiencia del sistema y el aumento de la digestión anaeróbica (AD) en las granjas.

Hay muchos usos para el calor en las granjas; desde granjas de animales (aves de corral y cerdos), y el secado de cultivos herbáceos, hasta la calefacción en invernaderos y politúneles. Allí donde las granjas se han diversificado para construir oficinas, centros de negocios o áreas de ocio, normalmente existe la posibilidad de instalar sistemas de calefacción urbana. Sin embargo, obtener este calor de una parte del proceso y trasladarlo a esas instalaciones de manera fácil y rápida es esencial para maximizar los beneficios de este calor renovable y reducir las emisiones agrícolas. Aquí es donde intervienen los intercambiadores de calor.

Independientemente de cuál sea la fuente de calor –caldera de biomasa, planta AD u otra tecnología-, la transferencia y el uso eficiente del calor generado es clave para garantizar que el sistema en general funcione como se espera y mantener los costes operativos al mínimo. Tanto si se transfiere calor de una caldera a un tanque de almacenamiento en un invernadero o de una caldera de biomasa a los ventiladores de secado en un almacén de grano, es importante que se haya especificado el tipo de intercambiador de calor adecuado, así como un correcto mantenimiento. Por ejemplo, los intercambiadores de calor de placas pueden obstruirse fácilmente con polvo y suciedad si no se limpian regularmente, lo que reduce drásticamente su efectividad, por lo que requerirán más combustible y tiempo para secar la misma cantidad de grano.

Con experiencia en el sector agrícola, como la digestión anaeróbica y el procesamiento de lácteos, HRS Heat Exchangers le ofrece asesoramiento sobre el diseño y mantenimiento de sistemas nuevos o de reemplazo. La diferencia de rendimiento entre un intercambiador de calor efectivo y eficiente y uno viejo o con un mantenimiento deficiente puede ser significativa, tanto en términos de costes operativos, como en consumo de energía y en emisiones de GEI asociadas.

 

*Estudio realizado por Warwick HRI y FEC Services Ltd

© 2018 HRS Heat Exchangers. All Rights Reserved

Si sigue navegando sin cambiar la configuración, acepta el uso de cookies en nuestro sitio. more information

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Close