Pruebas in situ: un enfoque de bajo riesgo para probar nuevos productos

diciembre 4, 2019 Categories: Alimentación - Opinión
The-HRS-Asepticblock-Mini-combines-sterilizing-(left)-and-aseptic-filling-(right)-in-a-portable,-skid-mounted-package

Hay mucha verdad en el dicho “ver para creer”. Las pruebas son decisivas para evaluar los parámetros de calidad del producto, su apariencia o el rendimiento organoléptico, probar diferentes tipos de envases o la reacción del consumidor, obtener muestras para análisis químicos o microbianos, o incluso evaluar la viabilidad de la producción o el tratamiento de residuos.

La compra de equipos dedicados exclusivamente a ensayos puede ser muy costosa. Sin embargo, un buen equipo que sea lo suficientemente flexible como para ser utilizado en una amplia variedad de pruebas y para producción, puede amortizar rápidamente la inversión inicial. Para facilitar este tipo de pruebas, HRS ha diseñado una gama de equipos para pruebas con la fiabilidad y el rendimiento de sus equipos de tamaño completo, pero que han sido diseñados específicamente para ser fácilmente transportables entre líneas de producción y ubicaciones.

La Serie Asepticblock Mini de HRS permite a los fabricantes obtener muestras de productos que involucran pasteurización y llenado aséptico, sin el gasto o desperdicio que acarrean las pruebas a gran escala. También alivia la necesidad de parar o interferir con la producción diaria. La Serie Asepticblock Mini de HRS permite reproducir una producción a gran escala, pero utilizando tan solo 20 kg de producto.

Otro equipo para realizar pruebas es la Serie HRS BPM de bombas recíprocas de desplazamiento positivo. La BPM es una versión móvil de la bomba estándar de la Serie BP, montada en una plataforma móvil que facilita su movimiento, lo que permite su uso en diferentes líneas de producción y lugares. Esto la hace popular entre los fabricantes de alimentos con pequeños lotes de productos especializados y numerosas pruebas, ya que pueden disfrutar de los beneficios de una bomba de la Serie BP sin la necesidad de invertir en una bomba dedicada para cada línea, con un considerable ahorro de inversión.

La naturaleza modular de los intercambiadores de calor HRS nos permite proporcionar unidades de prueba de la mayoría de nuestros modelos. Entre los que han utilizado las versiones de prueba de la Serie HRS R de intercambiadores de calor de superficie rascada, se encuentra un fabricante de chocolate, un productor de queso, una fábrica de mermelada y otra que obtiene cera. En cada caso, el intercambiador de prueba con su sistema de control, montado en un bastidor móvil, no solo ayuda a la entrega e instalación del equipo, sino que facilita el desplazamiento por las instalaciones de producción, para investigar su uso en diferentes líneas y ubicaciones de la fábrica.

Otro beneficio de la Serie R es su capacidad para recuperar el producto, una vez finalizada la prueba. Al hacer funcionar la unidad en sentido contrario, se recupera un gran porcentaje del volumen retenido, sobre todo cuando se hacen pruebas con productos viscosos como alimentos para mascotas y natillas.

Invertir en cualquier nuevo equipo de procesamiento no solo representa una inversión significativa, sino que provoca una interrupción inevitable de la producción durante su instalación; sin embargo, al probar el equipo antes de la inversión, tanto los operarios como los fabricantes pueden estar seguros de que se ha elegido la mejor solución.

© 2020 HRS Heat Exchangers. All Rights Reserved

Si sigue navegando sin cambiar la configuración, acepta el uso de cookies en nuestro sitio. more information

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" y ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Close