El Control de Temperatura es Crucial en la Fabricación

El Control de Temperatura es Crucial en la Fabricación de Productos Farmacéuticos

HRS Heat Exchangers ha ayudado a una gran empresa farmacéutica australiana a ampliar su capacidad de producción mediante el suministro de un sistema a medida que controla la temperatura de los materiales de solución utilizados en la fabricación de cápsulas.

 

Las cápsulas son un método popular de administración de medicamentos, formadas por una cubierta exterior soluble de dos piezas que contiene gránulos en miniatura que contienen los ingredientes activos. Los pellets se preparan utilizando un secador de lecho fluido para reducir el contenido de humedad y a veces se recubren con una solución que contiene ingredientes clave. Las soluciones de recubrimiento por pulverización utilizan una formulación a base de alcohol para garantizar la correcta mezcla y el mantenimiento de las propiedades químicas fundamentales. Las soluciones deben prepararse y aplicarse dentro de un rango de temperatura ajustado.

 

El Cliente

Mayne Pharma, una empresa australiana que cotiza en bolsa, comercializa productos farmacéuticos de marca y genéricos en una amplia gama de áreas de productos. Su planta de fabricación acreditada por GMP se encuentra en Salisbury, Australia del Sur, aproximadamente a 12 millas de Adelaida, donde produce píldoras, cápsulas, líquidos y cremas.

El Reto

Mayne Pharma quería ampliar y mejorar su capacidad de producción existente para la producción de cápsulas, mediante la adición de un tercer secador de lecho fluido y el equipo asociado, al tiempo que mejoraba la regulación de la temperatura a sus líneas existentes.

El alcohol para las soluciones se extrae de nuestros tanques ubicados en el exterior, y uno de los problemas con los sistemas antiguos era que en los días calurosos la fábrica tenía que esperar a que el alcohol se enfriara antes de mezclar las soluciones, lo que a veces podía llevar horas.

 

La Solución

Le solicitaron cotización a HRS Heat Exchangers para un calentador de agua que respaldara la nueva línea, pero se detectó que lo que necesitaban era un equipo llave en mano que ofreciese calentamiento o refrigeración activos, según las necesitades.

El otro equipo proporcionado por HRS es un calentador/enfriador con la capacidad de reducir el tiempo de enfriamiento a menos de 60 minutos. Debido a las limitaciones de espacio en la fábrica existente y el requisito de conectar varios equipos, la unidad se suministró en un módulo compacto con controles integrados y automatización de los procesos de calentamiento y enfriamiento.

La unidad HRS utiliza dos intercambiadores de calor de tubo corrugado multipaso de la Serie K para mantener la temperatura del disolvente a 25°C ó a 30ºC, según sea necesario. El circuito de agua caliente se compone de un intercambiador de calor, una bomba centrífuga, características de seguridad y los accesorios necesarios, como un manómetro, un transmisor de temperatura y válvulas manuales.

El agua de servicio se recircula en un circuito cerrado con el tanque de solución seleccionado para calentar el disolvente de 15°C a la temperatura objetivo“, indica Ella Taghavi, Ingeniera Técnica de Ventas de HRS Heat Exchangers. “El proceso está controlado por transmisores de temperatura y un sistema de control autónomo y, dada la importancia de la temperatura en el proceso, ésta también se monitorea a través de un bucle de control secundario con transmisores ubicados en cada tanque de solución“.

Además, la sección de enfriamiento está diseñada para mantener la temperatura del producto en el punto de ajuste objetivo. El agua de servicio entrante de un tanque amortiguador se enfría con agua fría a 6-10°C proveniente de otras partes de la fábrica, utilizando varias pasadas a través del segundo intercambiador de calor. “El agua de servicio de la camisa del tanque se recircula en un circuito cerrado con el tanque de solución seleccionado para enfriar el disolvente de 40°C a la temperatura establecida objetivo de 25°C ó 30°C“, agrega Ella. Una vez más, los transmisores de temperatura controlan el proceso a través de un bucle de control autónomo.